GEMAS Y COLORES

GEMAS Y COLORES

GEMAS Y COLORES

El color en los minerales está determinado por la capacidad de absorber o reflejar determinadas longitudes de onda de la luz, esta capacidad depende de su composición química. Según sea su estado, forma ó color desempeñan distintas funciones. Estas son algunas:

Gemas Rojizas: Las piedras rojas son proyectivas y activas. Están relacionadas con el planeta Marte y el elemento Fuego, ambas energías agresivas.

Activan el alma y el cuerpo. Aportan la energía vital, ayudan a reaccionar y estimulan la valentía. Favorecen la autonomía personal y el lado dinámico y positivo de las cosas. El granate estimula la función sexual; el rubí, la fuerza vital, y el coral alivia los dolores menstruales.

Gemas Rosadas: Las piedras rosadas son receptivas y colmadas de vibraciones apacibles. Son sedantes, relajantes y se usan para aliviar la tensión y relajar el cuerpo físico y la mente.

Las piedras preciosas rosadas más populares son la turmalina y la espinela.

Gemas Amarillas: Las piedras y minerales amarillos son proyectivos. Están gobernados por Mercurio.

Los minerales amarillos y dorados ejercen un efecto estimulador y optimista, aportan suerte, despreocupación y vigor. Ayudan a superar las depresiones.

Desarrollan el sentido de la organización, la consciencia de la personalidad. Estimulan las capacidades de mandato, la ascensión social y la confianza en uno mismo.

Gemas Azuladas: El azul es el color del océano, del sueño y del crepúsculo. Gobernadas por el elemento Agua y el planeta Neptuno, éstas son piedras receptivas y promueven la paz.

Entre las gemas azules están la cianita, el aguamarina, la iolita, el lapislazuli y el zafiro. El azul es el color del cielo y del océano, un color que, dependiendo de sus tonalidades, puede ser fuerte y firme, o suave y amigable. Las gemas azules son calmantes.

Gemas Ocres: El ámbar depura el organismo, y el topacio dorado refuerza el corazón y ayuda a equilibrar el sistema nervioso.

Gemas Blancas: Las piedras blancas son receptivas y están gobernadas por la Luna.

Esta categoría incluye tanto gemas incoloras, tales como el diamante, el zafiro, el topacio y el circón, como piedras preciosas blancas tales como el ópalo de fuego y piedra luna.

La Kunzita es excelente para solucionar los problemas emocionales y favorecer la auto-expresión, mientras que las piedras lunares alivian el dolor abdominal.

Los minerales blancos aportan plenitud y perfección.

Gemas Anaranjadas: Las piedras anaranjadas tienen algo del fuego de las rojas pero sus efectos son más tenues. Son proyectivas y muchas veces han sido consideradas como símbolos del Sol.

La cornalina favorece la curación de las heridas y el ópalo de fuego disuelve las piedras del riñón, los cálculos biliares y el ácido úrico.

Gemas Negras: Las piedras negras son receptivas. Representan la Tierra y la estabilidad y están gobernadas por Saturno, el planeta de la restricción. Las piedras negras son el símbolo del autocontrol, de la capacidad y del poder.

La piedra preciosa negra más popular es la turmalina.

Permiten anclarse en la realidad, mantener los pies en la tierra y conservar el sentido de la medida. Ayudan a hacer frente a los miedos y las angustias, transformándolas. Los minerales negros aportan seguridad y estabilidad y mantienen alejadas las desviaciones mentales y concentran la atención en lo esencial.

Gemas Translúcidas: Favorecen la meditación y desarrollan la intuición y la clarividencia. Permiten elevar el espíritu y facilitan la claridad de pensamiento. Amplían el campo de comprensión.

Gemas Verdes: Este es el color de la naturaleza, de la fertilidad y de la vida.

La más utilizada es la malaquita que equilibra todo el organismo pero especialmente el ciclo menstrual.

El verde aporta iniciativa y voluntad de vivir, estimula el sentido y la capacidad de percepción. Los minerales verdes ayudan a enfrentarse a “venenos del espíritu”, es decir a consideraciones negativas y fomentan un sano optimismo. El verde es el color de la esperanza.

Gemas Rosas: Las piedras rosadas son receptivas y colmadas de vibraciones apacibles. Son sedantes, relajantes y se usan para aliviar la tensión y relajar el cuerpo físico y la mente.

Los minerales rosas estimulan la compasión, ayudan a la dedicación en una tarea específica.

Gemas Violetas ó Púrpuras: Las piedras púrpuras o de color índigo, son receptivas y espirituales. Gobernadas por Júpiter y Neptuno, durante mucho tiempo han estado asociadas con el misticismo y la purificación.

Entre las gemas de color violeta o púrpura están la amatista, la fluorita, la espinela, turmalina, el zafiro y la calcedonia, ésta se produce con frecuencia en un tono lavanda único.

Gemas multicolores: Las piedras de varios colores, como la piedra de la luna, la turmalina y el ópalo son, obviamente, más complejas en su conformación mágica que las piedras de un sólo tono.

Comparte este Articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


A %d blogueros les gusta esto: