Cómo curar las varices con aceite de oliva – remedio muy efectivo

Cómo curar las varices con aceite de oliva – remedio muy efectivo

Las varices, o también conocidas como venas varicosas, es un afección que afecta especialmente a las mujeres y que consiste en una excesiva acumulación sanguínea, la cual suele darse por una debilidad en los conductos o paredes de las venas superficiales. Como consecuencia, la venas se dilatan y adquieren un aspecto morado, inflamado y retorcido por lo que pueden verse a simple vista en las piernas, donde son más frecuentes, aunque también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo.

Esta afección, además de ser poco estética, puede traer otros síntomas bastante molestos como hinchazón, pesadez y calambres en la piernas y puede llegar a ser grave. Por ello, es importante que busquemos un tratamiento para eliminarlas y prevenir que vuelvan a aparecer. Uno de los mejores remedios para reducir las venas varicosas es el aceite de oliva, ya que cuenta con excelentes propiedades para mejorar tanto el aspecto de las venas como su circulación sanguínea.

Propiedades del aceite de oliva para curar las varices

El aceite de oliva es un líquido que se extrae de estas mediante el prensado y otros procedimientos. Aunque es un producto pensado para ser el condimento de diferentes comidas, el aceite de oliva es un poderoso remedio natural para tratar diversas afecciones y problemas de salud, entre ellos, la aparición de varices en las piernas. Todo ello, se debe a las diferentes propiedades del aceite de oliva para la piel y la circulación sanguínea:

El aceite de oliva cuenta con excelentes propiedades antiinflamatorias gracias a su riqueza en ácidos grasos saludables, especialmente en omega 3. Dichas propiedades ayudan a aliviar diferentes síntomas de las venas varicosas como la hinchazón, los calambres y los dolores en las piernas.

Este efecto antiinflamatorio que ejerce el aceite también ayuda a mejorar la circulación del flujo sanguíneo. De esta forma, conseguimos que las venas se dilaten cada vez menos hasta conseguir que no se formen acumulaciones anormales de sangre.

Su riqueza en polifenoles y en vitamina E le otorga a este producto poderosas propiedades antioxidantes que ayudan a reducir la sensación de tensión en la zona afectada por las varices debido a su efecto calmante.

También cuenta con excelentes propiedades regeneradoras que atenuan el aspecto de las varices. El aceite de oliva tiene un alto contenido de vitamina C lo cual, favorece y aumenta la producción de colágeno y elastina de la piel. Como consecuencia, la piel se fortalece y consigue un aspecto más reafirmado.

Por último, este condimento alimentario contiene potentes propiedades humectantes debido también a su riqueza en vitaminas y en omega 3. Gracias a estas propiedades, conseguimos hidratar las capas más profundas de la piel, lo cual es muy importante para prevenir las aparición de varices.

Cómo usar el aceite de oliva para eliminar las varices

Gracias al apartado anterior, ya conocemos los beneficios del aceite de oliva para la piel que ayudarán a curar poco a poco las venas varicosas. Sin embargo, para potenciar los efectos de este remedio natural utilizaremos otros dos ingredientes muy efectivos para eliminar esta afección: ajo y limón.

Tanto el ajo como el limón son dos ingredientes naturales que, al igual que el aceite de oliva, cuentan con poderosas propiedades antiinflamatorias por lo que por un lado, ayudarán a reducir los síntomas de las varices, y por el otro, mejorarán la circulación sanguínea de las piernas para prevenir que aparezcan de nuevo.

Ahora que ya sabes todas las propiedades del remedio para las varices, tan solo te quedará apuntar las siguientes cantidades para empezar a elaborar el tratamiento natural:

Ingredientes:

Media taza de aceite de oliva, mejor si es virgen extra

Jugo de 1 limón entero

12 dientes de ajo

1 tarro de cristal

Preparación y tratamiento

El primer paso será pelar los 12 dientes de ajo y corta cada uno de ellos por la mitad. Cuando estén todos cortados añádelos a un bol y con un mortero machácalos hasta obtener una especie de pasta.

Una vez los hayas triturado, añade la pasta de ajo al fondo del tarro de cristal.

Ahora coge un limón y cortalo por la mitad para extraer su jugo en un recipiente. Cuando hayas colado el jugo para retirar las pepitas del limón, añade el líquido al tarro donde se encuentran los ajos machacados.

Finalmente añade medio vaso de aceite de oliva virgen extra al frasco y tápalo con su respectiva tapa. Deja que repose durante toda la noche en un lugar que esté fresco y oscuro.

Al día siguiente, abre el frasco y cuela el contenido en un recipiente para retirar los restos de ajo. Ya tendrás listo el remedio para curar las varices.

Embadurna tus manos con la mezcla y aplícala sobre la zona afectada haciendo movimientos circulares y presionando suavemente la piel para activar la circulación sanguínea. Realiza este masaje durante 5-10 minutos.

Cuando termines de masajear, deja reposar el remedio durante toda la noche.

Para notar resultados es necesario realizar este tratamiento entre 3 y 4 veces por semana.

Comparte este Articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


A %d blogueros les gusta esto: