Amuletos de la suerte

Amuletos de la suerte

Elefantes

Las estatuas de elefante son muy populares y un símbolo de fuerza, potencia, estabilidad y sabiduría. Según la superstición popular siempre deben enfrentar la puerta para atraer buena suerte. Tienen una función similar a los Maneki-Neko, pero a la inversa. En vez de llamar a la fortuna, son colocados en las entradas de los negocios y casas, para que puedan disuadir a la mala suerte de ingresar.

Torito de Pucara

Al principio fueron utilizados como una manera de marcar territorio, para delimitar las zonas donde los vacunos iban a procrearse y así advertir a los desprevenidos. Pero con el tiempo fue tomando nuevos significados y, en la actualidad, se los asocia a la protección, felicidad y fertilidad en la vida matrimonial. Esta pieza de cerámica puede apreciarse en techos o entradas de muchos de los pueblos sureños andinos del Perú, siendo la provincia de Puno donde tienen mayor popularidad.

Jamsa

Este símbolo es tradicional en las culturas musulmanas y judías sefardíes, donde posee el mismo significado: “cinco”. El amuleto, también conocido como “la mano de Dios”, proviene desde la antigüedad y se puede apreciar en la iconografía judía ya a partir de 244 D.C. en los frescos parietales de la Sinagoga de Dura Europos. Según los especialistas, la mano protege del mal al detenerlo con la palma de la mano, previene las enfermedades y atrae la buena suerte.

Herradura

¿Para arriba o para abajo? Esa es la cuestión de este amuleto, que se utiliza para ahuyentar el mal de ojo. La superstición creció de la mano de la leyenda de San Dunstan, quien era herrero antes de convertirse en arzobispo de Canterbury.

La leyenda narra que el diablo entró en la tienda de Dunstan y le pidió que le pusiese una herradura a su caballo. Dunstan fingió no reconocerlo y lo hizo; pero en lugar de clavarla en la pata del animal lo hizo en el pie del demonio. Dunstan accedió a retirarla, aunque solo después de que le prometiera que nunca entraría en un hogar con una herradura clavada en la puerta.

Figa

Existe documentación sobre su uso por los etruscos, en la era romana, cuando representaban los genitales femeninos como signo de fertilidad. En países como Italia o Turquía el “puño” es considerado un gesto ofensivo, pero en Brasil se considera que tiene la capacidad de captar toda la buena suerte que su poseedor no tuvo hasta el momento de adquirirla.

Pata de conejo

Uno de los talismanes más populares alrededor del mundo, incluyendo Europa, China, África y América del Norte y del Sur. Según los historiadores existe desde el año 600 AC entre los pueblos celtas, que consideraban que todo el animal traía buena suerte, ya que como vivían en madrigueras bajo tierra estaban en comunicación directa con los dioses y los espíritus del inframundo

Escarabajo

Este insecto aparece en jeroglíficos, estatuas y esculturas desde el Antiguo Egipto. Su forma se relacionaba con el dios Jeprien (cuerpo humano y cara de escarabajo), aunque está más asociada al escarabajo como el Ra, creador del universo. Según la creencia popular actual el amuleto se especializa en proteger contra las enfermedades y la muerte. Además, en caso de que la muerte llegase, se colocaba en las momias como signo de resurrección.

Comparte este Articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: